Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Nuevo Congreso ¿más de lo mismo?

Editorial | Noticias SER

Los resultados electorales del domingo 26 han causado más de una sorpresa, especialmente por el respaldo logrado por grupos políticos como el FREPAP o UPP, que tras varios años de ausencia vuelven al Congreso de la República y a la escena política nacional, superando a partidos  como el APRA o Solidaridad Nacional, cuya actuación y posturas fueron severamente castigadas por la ciudadanía.

Si bien se vienen ensayando varias lecturas sobre lo ocurrido, resulta indudable que el nuevo Parlamento expresa bien la fragmentación política que existe en el país y que tan bien queda retratada luego de los últimos procesos electorales regionales y municipales. Sin el espejismo que provocan las candidaturas presidenciales monopolizadas por el establishment afincado en Lima, lo que surge es un mapa sobrepoblado de actores políticos regionales que, a pesar de representar intereses diversos y contradictorios entre sí, suelen tener en común una postura crítica y distante de la política nacional.

A ello se agrega que, tras el cómputo de los votos y la aplicación de los mecanismos de distribución de escaños y la valla electoral, en tres regiones los ganadores no lograrán llegar al Parlamento. Y si consideramos además la escasa diferencia de votos entre los partidos que sí obtienen curules y los que no, o que en la mayoría de regiones la suma del voto nulo y en blanco supera el voto de los partidos que ocupan los primeros lugares, resulta patente que el déficit de representación política congresal seguirá siendo un problema irresuelto.

Por otro lado, aunque hay razones justificadas para pensar que los derechos humanos pueden correr riesgo por las posturas autoritarias de algunos grupos o las creencias fundamentalistas de otros, o que la lucha contra la corrupción no está garantizada por la presencia de congresistas electos con diversas investigaciones en curso, es evidente que nada de ello se iba a resolver ni con la disolución del anterior Congreso ni con la elección del nuevo.

Entender a cabalidad el mensaje del electorado es una tarea esencial, por lo que en Noticias SER creemos que haría bien el Presidente Martín Vizcarra en fijar una agenda seria que guíe la discusión política en el año y medio que resta de su mandato y que al mismo tiempo responda la variedad de demandas políticas expresadas el 26 de enero. Dadas las actuales circunstancias, el Poder Ejecutivo es el único actor con los medios suficientes para evitar que la política se siga degradando en el país sin llevarnos a ningún lado.