Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Economista. Egresado de la Maestría de Gerencia Social de la PUCP. Consultor y Especialista en Manejos y Gestión de Conflictos Socio-ambientales y Desarrollo Local

Photoshop electoral 2020

Foto: ONPE

Las elecciones para elegir a los nuevos padres de la patria están a la vuelta de la esquina, no hay marcha atrás.  

El voto duro, otrora el voto cautivo de los partidos políticos tradicionales, ya no lo es más. Este voto ya no existe. El voto duro, es ahora el voto desconfiado de un el electorado duro de convencer.

Después de la experiencia desastrosa del Congreso, que terminó con el 3% de aprobación, en la que más de la mitad de parlamentarios terminaron siendo bribones y galifardos, hará que el voto de los ciudadanos, para los próximos comicios electorales, sea más exigente y mejor pensado. De allí que las organizaciones políticas tendrán que esmerarse por colocar sus mejores cuadros a la cabeza si quieren tener una mayor cantidad de curules. Para algunos la cosa irá bien, para otros, sabe Dios lo que el destino les depare.

Las izquierdas: salvo Verónika Mendoza el resto de partidos de esta tendencia tiene muy pocas posibilidades. Arana y lo que queda del resto de la izquierda tienen sus días contados, a menos que a último momento decidan unirse a la organización política que lleve a Mendoza. En tanto zanjen con el chavismo y no se relacionen con organizaciones vinculadas a la corrupción les irá mucho mejor, tienen fuerza en el sur y en una parte importante de Lima.

Fuerza Popular:  la soberbia y la prepotencia del fujimorismo le pasará factura en estas elecciones. Para Keiko Fujimori es  alla únicaternativa de salvarse de la prisión y de la valla electoral. Que lo logre, dependerá de quienes la acompañen. Si yo fuera su consejero le diría que no cambie un año y medio en el 2010 por cinco años en el 2021.   

El Apra: del famoso SEASAP no quedará nada en las próximas elecciones. Si García apenas alcanzó la valla electoral, los Mulders y los del Castillo no lograran ni para el te, salvo que decidan seguir siendo el furgón de cola del fujimorismo, cosa que dudo que ellos quieran. ¿Alguien puede dudar que la hecatombe del fujimorismo se la deben al Apra, o en todo caso a Mulder? 

Alianza para el Progreso:  solo papá Acuña salvará lo poco que ha quedado de la organización política que sus hijos dejaron después de la alianza con los fujimoristas.

Acción Popular: si no fuera por Yonhy Lescano, de AP no quedaría nada. AP tiene varios cuadros, de quien vaya a la cabeza dependerá su éxito.     

Los Etnocaceristas: a la espera de la libertad de Antauro Humala. Me cuentan que están hablando con la gente de Aduviri para una alianza, pero que la presencia de Yeni Vilcatoma es un factor distorsionante. Miren al tío de los Acuña que ya dijo que con ella, ni a la esquina.   

Estas elecciones nos dejarán más de una lección. Los mejores pasarán a la historia por completar las reformas necesarias para la lucha contra la corrupción. Oído a la música.