Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Abogado peruano, ex Presidente Ejecutivo de DEVIDA, Director del Centro de Investigación Drogas y Derechos Humanos, CIDDH

Política peruana y curules borrascosas

Foto: Publimetro

Mientras Lima inauguraba los XVIII Juegos Panamericanos, y el mundo nos ve como uno de los pocos países que mantiene un ciclo económico de relativo crecimiento exclusivo en la región, y esto al igual que nuestro retorno luego de 36 años al Mundial de fútbol, ha generado un nuevo ciclo de orgullo nacional.

Lamentablemente eso no ocurre en el escenario político, donde continúa la crisis y la confrontación política iniciada en abril del 2016 con la segunda derrota electoral de Keiko Fujimori. En este último capítulo producto de la confrontación entre Ejecutivo y Congreso, el protagonista es la triste suerte de las 6 reformas políticas que fueron objeto de la solicitud y obtención de una confianza convenida e interesada de parte de los congresistas de Fuerza Popular que no querían perder sus curules. Ante este nuevo capítulo es bueno preguntarse ¿se trata de una crisis coyuntural o de una verdadera crisis del régimen instaurado en abril de 1992?

En su Mensaje del 28 de julio, el presidente Vizcarra se salió del tablero que apuntaba a un posible cierre constitucional del Congreso. Luego de los tradicionales anuncios de gastos, logros e inversiones, el Presidente sorprendió a la audiencia con una propuesta de reforma constitucional para solicitar el adelanto de elecciones al 19 de abril del 2020, y así iniciar un periodo de real transición para refundar el sistema político peruano, a un año del Bicentenario como República.

En consecuencia se profundizan ciertas grietas con actores dentro de lado oficialista como la Vicepresidenta Araoz y otros como Sheput, en contra de la iniciativa. El gobierno mantiene la idea que los proyectos de las reformas siguen en agenda, pero sin duda han sido desplazados por la nueva coyuntura, que sigue siendo constitucional. Por ello, Fuerza Popular se niega a entregar la presidencia de la Comisión de Constitución.

Las reacciones iniciales del fujiaprismo fueron destempladas, acusando en el mismo Congreso al presidente de dictador, corrupto, amenazándolo con la cárcel y la vacancia. Luego estas fueron algo acalladas, cuando la propuesta fue finalmente presentada al Congreso el 31 de julio y registrada como PL 4637/2019. Sin embargo, se mantienen los apetitos de la Araoz apoyada por sectores fujimoristas, y del propio Pedro Olaechea, que por ser presidente del Congreso podría asumor la presidencia de la república en caso de una crisis total del gobierno. En el caso de Aráoz, ella misma ha alimentado a la prensa con sus declaraciones de rechazo a la propuesta del presidente

El aprismo también ha hecho lo suyo, acusando al gobierno de provocador de la crisis, pidiendo las Actas de la sesión de gabinete, lo que quedó en nada cuando se confirmó que en la sesión del 24 de julio se trató el tema. Mientras que la propuesta ha recibido cierto de respaldo de algunos ppkausas y ex ppkausas, y del Nuevo Perú

Ante estas reacciones, el gobierno mantiene su defensa de la constitucionalidad de la propuesta, y se han iniciado sesiones de diálogo de la PCM con cada bancada representada en el Congreso, mientras la nueva Mesa Directiva del Congreso ha cometido algunos errores.

En otro campo, si bien los diversos actores involucrados, analistas políticos, constitucionales y periodistas han realizado prognosis de los diversos escenarios posibles, todos coinciden en los problemas que representa la propuesta del Presidente Vizcarra en términos de plazos, en la medida que se entrecruzan hasta tres calendarios: el parlamentario luego de la presentación, dictamen y votación en el Pleno, para luego pasar al referéndum (noviembre/diciembre); el de las reformas políticas aprobadas que incluye la necesidad de implementar las primarias en los partidos, y el electoral propiamente dicho, con la posible aprobación del adelanto de elecciones para abril del 2020, de modo de asegurar la transferencia para el 28 de julio del 2020.

Conociendo los precedentes, usos y tendencias mostrados por Fuerza Popular en los últimos tres años, consideramos que la situación de confrontación se mantendrá, ya que la iniciativa presidencial será desechada, y volveremos al enfrentamiento directo entre las partes, con la diferencia que quizá sea el definitivo.