Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Pozos tubulares: ¿solución para Cajamarca?

A pocos días de realizarse los comicios electorales, y luego de escuchar las “propuestas” de los candidatos para la alcaldía de Cajamarca, me surgen interrogantes sobre la atención de las necesidades urgentes de la provincia. Una de ellas: el aumento en la demanda hídrica para el consumo humano.

Para mitigar el problema, algunos candidatos han señalado como una de sus acciones prioritarias la construcción de pozos tubulares para la extracción de agua subterránea. Propuesta que surge por la experiencia desarrollada por la Municipalidad Distrital de los Baños del Inca. Sin embargo lo que los candidatos no dicen es que ésta ha sido seriamente cuestionada, pues “no cuentan con la respetiva licencia de uso de agua expedida por la autoridad competente” y no se estaría teniendo en cuenta las condiciones de seguridad para la población.

La propuesta ha tenido aceptación por la población, pues responde a la necesidad de saber cómo va a solucionarse el desabastecimiento del agua a largo plazo. Por otro lado, no puede desconocerse las ventajas que tiene la construcción de los pozos tubulares, debido a que el proceso para la extracción de agua es corto y sobre todo, porque el costo de construcción de pozos es menor al costo de las obras de captación de agua superficial.

Pero, no todo lo que brilla es oro.

La Autoridad Nacional del Agua, ente rector del Sistema Nacional de Gestión de los Recursos Hídricos reconoce que “una de las limitaciones para la implementación de la gestión integrada de aguas superficiales y subterráneas radica en el alto costo de operación y mantenimiento de uso de las aguas subterráneas”[i], situación que no ha sido prevista por la Municipalidad Distrital antes señalada y menos por los candidatos a la provincia de Cajamarca en sus planes de gobierno.

Otro aspecto que es cuestionable es la calidad del recurso. “Generalmente se cree que el agua subterránea es pura y segura para beber, por la filtración a través del subsuelo, sin embargo, este proceso no asegura necesariamente su pureza”[ii]. Nilton Deza doctor en Ciencias Ambientales señala que “algunas investigaciones de tesis demuestran que hay aguas subterráneas en el valle de Cajamarca que están contaminados por bacterias fecales de la ganadería o de letrinización inadecuada”, por lo que de no ser tratada el agua luego de extraída, puede afectar la salud de las personas.

La construcción de estos pozos tubulares puede ser una alternativa de emergencia, pero no un plan a largo plazo, pues no se tiene información ni una línea de base que nos diga la cantidad de agua subterránea con la que se cuenta y tampoco se conoce el tiempo que toma para su concentración. Con datos precisos se podría realizar la gestión del recurso, pero además de ello, Deza indica que “no se puede extraer grandes cantidades de agua sin efectos en la estabilidad de suelos. Cajamarca fue un lago y las arcillas tienen un comportamiento de movimiento vertical según época de lluvia o época seca”. Lo que no sólo podría afectar la disponibilidad del recurso a futuro, sino la estabilidad del suelo.

En ese sentido, debería hacerse una ponderación de las ventajas y desventajas de la extracción del agua subterránea, la necesidad no debería cegarnos a una actuación desesperada y que a la larga podemos terminar lamentando. Por ello es necesario que se contemple la realización de estudios previos de suelos, y calidad del agua, para no exponer la salud de las personas y el lugar en donde vivimos.

Propuestas como estas son demagógicas, y solo demuestran lo poco que han trabajado los equipos técnicos de algunos candidatos, para plantear alternativas ante un problema que requiere urgente atención. Si las acciones antes señaladas (estudios previos, investigación, monitoreo de la calidad del agua) no han sido contempladas en los planes de gobierno y los candidatos no tienen la menor idea del peligro que puede significar construir centenares de pozos tubulares y exponer a la población, no deberíamos arriesgar a darles nuestro voto.  

 

 

[i] AUTORIDAD NACIONAL DEL AGUA

2017      Informe Perú. “8° Foro mundial del agua. Brasilia 2018: Compartiendo agua”. Lima. Diciembre.

[ii] VINELLI RAMÍREZ, Rina Natalia

2012      Estudio analítico de nitratos en aguas subterráneas en el distrito San Pedro de Lloc. Tesis de licenciatura en Ciencias e Ingeniería con mención en Química. Lima: Pontificia Universidad Católica del Perú, Facultad de Ciencias e Ingeniería.