Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

PPK advertido está: ¡Talavera no va!

Se perfila la cabeza del Ministerio de Justicia. Las opciones han sido desde emocionantes hasta desconcertantes. El nombre, por ejemplo, de Javier de Belaunde animó a quienes conocen su trayectoria de estudioso del derecho y de la reforma judicial. Pero la emoción ahí acabó. Nombres como el de Vladimir Paz de la Barra para esta cartera generó desconcierto, pero se explicaba: Alianza por el Progreso le dio el apoyo a Peruanos Por el Kambio en la segunda vuelta, lo que no se negó a pesar del denunciado plagio de Acuña y de los cuestionamientos que su Secretario de Organización tiene en su haber.

Solo el paso de Paz de la Barra por el Consejo Nacional de la Magistratura era materia suficiente para no considerarlo para el cargo. Más aún, cuando una de las banderas de reforma de PPK es el Consejo Nacional de la Magistratura. Solo un recuerdo: su renuncia bombástica al CNM, a la luz del conflicto de intereses generado por el patrocinio que su hijo abogado hacía a César Álvarez, en el caso La Centralita.

Otro nombre también de la cantera del CNM está sonando fuerte: Pablo Talavera Elguera.

Pablo Talavera, en balance, tuvo un prestigio ganado como juez. Por eso, sorprendió su renuncia a una carrera judicial que parecía promisoria, para aparecer en el 2011 como flamante representante del Poder Judicial en el CNM.

Pero, su paso por el Consejo, si miramos detenidamente, no fue lo que se esperaba. Sus votos, a pesar de los argumentos en contra, favorecieron a magistrados como el juez Ángel Romero,  o las pretensiones de Mateo Castañeda o César Hinostroza de ser supremos. Votó para que a la “Sala Villa Stein” no se le abriera investigación por reducir arbitrariamente la condena a los Colina. Y extrañamente, como Presidente del CNM en el 2014, mantuvo a los tres consejeros más cuestionados en ese entonces como cabezas de las comisiones centrales: Vladimir Paz de la Barra en selección; Luz Guzmán Díaz en ratificación (la Comisión “Ancash” posteriormente señaló que ratificó a la fiscal que la investigaba por una denuncia de presuntas firmas falsas); y a Máximo Herrera Bonilla en procesos disciplinarios (ampayado luego en reunión con un postulante a fiscal superior, y en pleno concurso de selección).

Ahora, como abogado litigante, se le ha conocido este año el patrocinio de un caso complejo: a favor del “rey de los tragamonedas” Félix Rosenberg, en la investigación por presunto lavado de activos que la fiscalía está pugnando por llevar adelante ¿Cómo un ex juez termina decidiendo patrocinar una causa tan controversial? ¿Cuáles son sus criterios para elegir sus casos? ¿No serían mejor elegir otras? ¿Hay patrocinios que difieran de éste? Y sobre todo, ¿conviene que un abogado de un caso como ésta, sea el nuevo Ministro de Justicia?

Pablo Talavera, renunció al CNM como un indignado por el caso del ex consejero “Quispe Pariona”, pero ¿qué hizo después? Más allá de que el Congreso arguyera excusas para no escucharlo en la Comisión de Justicia sobre lo que pasó en ese caso, un ex funcionario realmente indignado y transparente explica, en voz alta, qué pasó, en algún otro foro. Yendo más allá, hubiera sido lo debido que se presentaran los recursos respectivos para fiscalizar a sus ex compañeros. No ha quedado muy claro, tampoco, su opinión sobre la necesidad de que algunos de los actuales consejeros salgan del cargo, que es la única salida real a la crisis del CNM y el paso a la reforma de esta institución. Y esa real reforma, recordemos, es una de las principales banderas del plan de gobierno de PPK.

El conflicto de intereses  que se hizo público cuando era consejero del CNM también preocupó. Solo cuando La República difundió la asistencia de Pablo Talavera y el juez César Hinostroza a la boda en Colombia de un amigo en común, el abogado José Castillo (que a su vez patrocinaba al juez en una causa contra el CNM para alcanzar una plaza suprema), se inhibió del proceso de ratificación del juez.

Estando así las cosas, no conviene que Talavera sea elegido como el nuevo Ministro de Justicia y Derechos Humanos. Más aún, si hay otros muy potenciales candidatos y candidatas. Señor PPK, avisado está.