Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Reforma fallida: justicia pendiente

El accidentado y fallido proceso de nombramiento de los integrantes de la Junta Nacional de Justicia – entidad que reemplaza al Consejo Nacional de la Magistratura en la tarea de designar a los magistrados que integran el Poder Judicial y el Ministerio Público – vuelve a fojas cero el incipiente intento de reforma del sistema judicial iniciado tras la difusión de los escandalosos audios de “los hermanitos” y los “cuellos blancos”, que dieron cuenta de la existencia de una red de corrupción que penetró en todas las instancias vinculadas a la administración de justicia y contaba con el respaldo de diferentes agrupaciones políticas.

Como se sabe, estos hechos permitieron al gobierno presidido por Martín Vizcarra pasar a la ofensiva en su relación con el Congreso de la República, lo que a la larga llevó a la realización del referéndum, siendo la creación de la Junta Nacional de Justicia una de las cuatro propuestas aprobadas por la ciudadanía a propuesta del Poder Ejecutivo. En teoría esta nueva institución debía estar conformada por personas de probado prestigio profesional y calidad ética, para lo cual era necesario desligar su designación del amiguismo, el tráfico de influencias y otras prácticas corruptas que caracterizaron al Consejo Nacional de la Magistratura.

Aunque la conformación de la Junta Nacional de Justicia es apenas el punto de partida para acometer una tarea compleja y de largo aliento como es la mejora de la administración de justicia, todo indica que aún nos encontramos bastante lejos de dar este primer paso. En efecto, la Comisión Especial conformada por el Contralor General de la República, el presidente del Tribunal Constitucional, el Defensor del Pueblo, el Presidente de la Corte Suprema de Justicia y la Fiscal de la Nación, no sólo no ha cumplido con nombrar a quienes deben formar parte de la entidad mencionada en el plazo previsto por ley, sino que ha conducido un proceso plagado de errores, en el que además no lograron convocar a profesionales capaces y honestos. 

En Noticias SER creemos que el fracaso del proceso para conformar la Junta Nacional de Justicia con personas idóneas, sumado al abandono del tema en el Congreso de la República, es la confirmación de que las mafias que capturaron distintas instancias judiciales siguen operando. Por ello invocamos al gobierno nacional, al Parlamento y a la Comisión Especial a que asuman con mayor responsabilidad su tarea; y hacemos un llamado a la ciudadanía para exigir con más fuerza que la corrupción deje de ser la dueña de la justicia.