Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Retablo: Una mirada adolescente de la diversidad

Álvaro Delgado Aparicio, nos presenta su ópera prima Retablo cuyo protagonista es Segundo (el novel actor Junior Roca) un adolescente ayacuchano de 14 años, que recibe entrenamiento de su padre en el oficio de retablista para continuar con su arte. La película nos describe su familia, su entorno y su comunidad. Segundo camino a una fiesta, observa a su padre por accidente en un acto que hace que su mundo se venga abajo.

La película aborda, la vida comunal y a través de Segundo la vivencia de los adolescentes, respecto al despertar de su sexualidad, el deseo de incorporarse al trabajo, así vemos como nuestro personaje recibe la invitación de su amigo Mardonio para ir a trabajar en las plantaciones de algodón en la costa, y salir de su comunidad, propuesta que lo pone en conflicto con los planes que su padre tiene para él.

Hace 60 años en 1959, François Truffaut estrenó su opera prima Les Quatre Cents Coups (Los 400 golpes) con su personaje  Antoine Doiniel (Jean-Pierre Léaud) de 13 años, un adolescente inconforme y rebelde, que lo llevó a ganar el premio a mejor director en el festival de Cannes. El personaje de Antoine supuso una verdadera revolución, al describir su vida cotidiana en casa, la escuela, hasta su llegada a un centro de rehabilitación de adolescentes del que huye. La película desde la mirada de un adolescente fue un cuestionamiento a las instituciones mencionadas. Con la película, los espectadores compartimos la mirada de un adolescente rebelde, que busca conocer más allá de su mundo, así se propone conocer el mar. La película finaliza cuando Antoine en una playa nos interpela mirándonos directamente, como quien pregunta ¿Qué hago ahora?

El guion escrito por Álvaro Delgado Aparicio y Héctor Gálvez que anteriormente dirigió y escribió el guion de Paraíso (2010), película pionera que nos presenta una mirada a la vida y las expectativas que viven los adolescentes y jóvenes de las barriadas que seguro representan el 70 u 80% de Lima. Álvaro Delgado entrevistado sobre la escritura del guion de Retablo manifestó que considero tres aspectos; “primero la dependencia familiar, y segundo la idealización del padre y darse cuenta que no es como te lo imaginaste y tercero el retablo en sí”[1].

El guion de Retablo nos describe a Segundo, sus amistades y la comunidad en la que vive. El guion recurriendo a imágenes de medio plano, con la cámara sobre un trávelin muestra al padre y al hijo, en sus recorridos, y describe sus emociones, sin mostrar aquello que a los personajes les llama la atención, lo que tiene como efecto que los espectadores ingresemos en sus miradas, sus preocupaciones, su curiosidad y vivir de manera personal el conflicto que la imagen y el sonido nos sugieren en el desarrollo de la película, hecho que de manera magistral nos lleva a que no hagamos juicios, sino a sufrir y comprender el sufrimiento del hijo, producido por el comportamiento del padre. La película logra acercarnos a situaciones de violencia, luego de hacernos comprender que ese sufrimiento podría recaer en la figura de las personas más cercanas, como el padre o quizá a nosotros mismos. Así Retablo es una película que nos muestra de cómo la intransigencia y condena de la autoridad en este caso “la comunidad” puede producir violencia y sufrimiento, a aquellos que no actúan según la normalidad esperada.

En la película cuando Segundo pide auxilio a su Mardonio, y se entera que el padre de su amigo, como directivo de la comunidad dirigió el castigo al suyo por su comportamiento, éste huye, como ocurrió en Alemania con el silencio cómplice de las personas que callaron sobre las victimas del fascismo y argumentaban lo que el pastor luterano Martin Niemöller (1892-1984), anticomunista que en principio apoyo a Hitler, y después como parte de los clérigos opuestos a Hitler, fue a parar a los campos de concentración de Sachsenhausen y Dachau, y tuvo la suerte de vivir para ser liberado al finalizar la guerra. Niemöller escribe el sermón ¿Qué hubiera dicho Jesucristo? que se convirtió en un poema, “Cuando los nazis vinieron por los comunistas” o “Ahora viene por mí pero ya es demasiado tarde”.

"Primero vinieron por los comunistas/sindicalistas/judios, y yo no dije nada,
porque yo no era comunista/sindicalista/judio
Luego vinieron por mí, y no quedó nadie para hablar por mí."

El guion de Retablo, está planificado y estructurado para mostrar el mundo familiar del protagonista, el mundo adolescente, y la vida de la comunidad que tiene un rol normativo de los comportamientos de sus miembros, todo ello en una sociedad como la ayacuchana que vivió la guerra interna. La película logra invitarnos a hacer nuestro el conflicto que vive Segundo, y logra plantearnos, la diversidad de manera íntima y personal.

A la actuación novel de Junior, que muestra aquella situación de tránsito que todos vivimos durante la adolescencia, se suma la actuación consolidada y notable de Magaly Solier (Anatolia), quien sugirió hacerla en quechua y ha manifestado que “el quechua tiene que abrir puertas para el futuro del cine. De otro lado, Amiel Cayo señaló que lo que más lo impacto fue construir la humanidad de Noe su personaje. Son sus actuaciones y el guion los que logran que la película haya recibido tantos premios y reconocimiento a nivel global.

La película, nos muestra una forma de narrar la historia, recurriendo a los Retablos, que nacen de las “Cajas de San Marcos” que servían para realizar el ritual de la herranza (marcación del ganado) entre los ganaderos del sur andino, y tenían la función mágico- religiosa de propiciar la fertilidad del ganado. Es a mediados de los años 1940, con la visita a Huamanga de un grupo de artistas indigenistas, que pasan a llamarse Retablos, por la sugerencia que estos le hacen a Joaquín López Antay de incluir en su trabajo temas relativos a las costumbres. Luego algunos discípulos del maestro, como los hermanos Julio y Jesús Urbano Rojas (con los que Junior aprendió del mundo de los retablos para la película) amplían sus temáticas incluyendo la situación de violencia que se vivió en Ayacucho.  

El cuidado de la fotografía es magnífico, así el director Mario Bassino manifestó “en Retablo había tanto color y la historia es tan intensa que se preocupó por hacer una luz lo más naturalista posible”. Bassino hizo la fotografía de Paraiso (2009) y La última tarde (2016). Asimismo la mezcla del sonido se hizo en Skywalker Sound Studio de George Lucas. Lora Hirschberg, ganadora del Oscar a mejor edición de sonido por Inception, se enamoró de Retablo y fue quien hizo la mezcla. Estoy seguro que al igual que ustedes, al verla también se enamoraran de esta película.

 

--------------

[1]                    https://larepublica.pe/domingo/1466399-alvaro-delgado-aparicio-mejor-decision-tomamos-grabar-quechua