Skip to main content
Una publicación de la asociación SER
Abogado y coordinador de la oficina regional Puno de la Asociación SER

¿Se puede evaluar una gestión a los 100 días de iniciada?

Foto: Exitosa

A poco más de cumplirse los tres meses de gestión de las nuevas autoridades locales y regionales, se han presentado importantes informes públicos de los 100 primeros días de gestión.

En el caso de Puno, el acucioso lente de la prensa regional, ha publicado el reporte de gastos de los alcaldes distritales, provinciales y de la autoridad regional, incluyendo en este último el reporte de los gastos de las unidades ejecutoras como es el caso de las UGELES y las REDES de salud.

Si bien es importante que las autoridades locales tengan contacto directo con la población, y que este se fortalezca con el desarrollo de actividades como los informes a la cudadanías, también hay que acotar que los parámetros de medición de los 100 primeros días se encuentran muy relacionados al gasto presupuestal apelando a la eficiencia de la gestión, y este no es garantía alguna de nada, más aun cuando el tiempo de poder efectivizar el gasto es corto y este puede ser fácilmente manipulado con algunos compromisos y devengados de gasto, que no se ajustan a la realidad, así por ejemplo algunos jefes de las Oficinas de Planificación y Presupuesto de los gobiernos locales realizan compromisos en el sistema que después pueden ser anulados.

En tal sentido es oportuno revisar los estándares de medición que presentan las nuevas autoridades, por ejemplo debería existir un informe del nivel de avance de los objetivos planteados en sus planes de gobierno con el cual fueron elegidos, pues pareciera que una vez alcanzada la victoria electoral surge una amnesia inmediata sobre las promesas de campaña.

Por otra parte es importante que se realice una revisión de los proyectos heredados por las anteriores gestiones municipales y el estado de la gestión de los mismos en el nivel nacional, pues algunos proyectos ya encaminados simplemente se pierden en la burocracia de los ministerios, sea por negligencia de los funcionarios nacionales o por desconocimiento de los funcionarios locales y regionales, que con ello dejan pasar una gran oportunidad de atención a la población.