Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Si Chávarry no se va...

La publicación de una reciente encuesta muestra la alta desaprobación ciudadana a las entidades del sistema de administración de justicia, alcanzando en el caso del Poder Judicial, un 96.9% de rechazo, mientras el Ministerio Público es desaprobado por el 93.2%. Estas cifras son superadas únicamente por la desaprobación al Congreso de la República que llega al 97.2%.

Mientras el hartazgo ciudadano se consolida, seguimos asistiendo a nuevas revelaciones que dan cuenta de un patrón de comportamiento generalizado de un sector mayoritario de los magistrados que no dudan en utilizar sus cargos para obtener beneficios que los favorezcan a ellos y a su entorno. Tratándose de personas que tienen por función garantizar el respeto de la ley y sancionar a quienes la trasgreden, no se pueden aceptar como excusas el desconocimiento, el poco cuidado o la supuesta levedad de la falta, para eludir sus responsabilidades.

Pese a la gravedad de esta situación en ninguna de estas entidades se aprecia un verdadero esfuerzo para empezar un proceso serio de reforma y lucha contra la corrupción. El caso más escandaloso es el del Ministerio Público, donde el actual Fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, se empeña en aferrarse al cargo ignorando el clamor ciudadano y el del propio Presidente de la República que le exigen apartarse de una responsabilidad para la cual no cuenta con ningún aval ético. La falta de escrúpulos de Chávarry lo ha llevado a buscar el apoyo y protección de la mayoría fujimorista en el Parlamento, socavando aún más la legitimidad de una institución que en teoría está llamada a defender la legalidad en el país.

En Noticias SER creemos que la solución a la actual crisis del sistema de justicia en el país empezará en el momento en que sean apartados del Poder Judicial y el Ministerio Público todas las personas que han incurrido en actos reñidos contra la ley y la integridad. Cualquier otra opción sólo significará seguir perpetuando un sistema que es cualquier cosa menos justo. Y mientras autoridades como Pedro Chávarry sigan en el cargo no habrá reforma que sea creíble.