Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Sin ciudadanía activa todo seguirá igual

Foto Andina: Eddy Ramos

Editorial NoticiasSER

A tenor de los distintos acontecimientos ocurridos en el lapso de los últimos días, va quedando claro que el nuevo año no ha traído ningún cambio sustantivo en la dinámica política e institucional del país y, muy por el contrario, cada vez son mayores las señales que indican que el 2020 continuará la crisis a la que nos ha conducido la actual clase política que se resiste a dejar sus parcelas de poder.

Así, por un lado, la campaña electoral sólo viene sirviendo para sacar lo peor de algunos grupos políticos como Solidaridad Nacional, en cuya lista de candidatos aparecen camuflados distintos simpatizantes del fujimorismo quienes, ante su incapacidad para sostener argumentos y propuestas, no tienen reparo alguno en acudir a manifestaciones racistas, misóginas y discriminadoras para intentar descalificar a sus rivales. Este tipo de actitudes ratifica la escasa vocación democrática de este sector y al mismo tiempo deja en claro que su único objetivo es acceder al Parlamento para evitar la construcción de un sistema político renovado y alejado de la corrupción.

Por otro lado, el proceso de elección de los primeros integrantes de la Junta Nacional de Justicia, entidad que reemplaza al deslegitimado Consejo Nacional de la Magistratura, cuya tarea principal será el nombramiento de los magistrados de los distintos órganos jurisdiccionales, ha sido ampliamente cuestionado, tanto por los resultados – ubicando en los primeros puestos a personajes cuya trayectoria política y profesional no es precisamente intachable – como por la falta de transparencia e idoneidad. Todo ello trae como consecuencia que una entidad clave para la reforma del sistema de justicia empiece su trabajo con una falla de origen que será muy difícil de superar.

Pero los problemas también se encuentran en el Poder Ejecutivo, cuyas iniciativas dependen básicamente de la coyuntura diaria y el ánimo presidencial, y no de una hoja de ruta mínima que permita tener claridad sobre las prioridades gubernamentales. Esta situación ya de por sí preocupante, se agrava cuando el ejercicio del poder se ejerce sin contrapesos ni equilibrio temporal como ocurre en la actualidad.

En este inicio de año queremos ratificar que en Noticias SER creemos que la ciudadanía debe asumir el rol principal para lograr el objetivo de renovación política e institucional que exige el país. Impedir la entrada de grupos antidemocráticos y aliados de la corrupción en el Congreso de la República es el primer paso a cumplir el domingo 26 de enero, y el segundo es exigir a las autoridades y funcionarios que rindan cuentas por sus actos y decisiones.