Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Sin movilización seguirá la corrupción

La corrupción y el tráfico de influencias puestos al descubierto en el Consejo Nacional de la Magistratura, la Corte Suprema de Justicia y otras instancias del Poder Judicial, son de tal envergadura que los principales involucrados intentan por todos los medios evadir sus responsabilidades funcionales y políticas recurriendo a declaratorias de emergencia o iniciando supuestos procesos de investigación que, como sabemos, únicamente sirven para dilatar el tiempo y enterrar el escándalo.

Este patrón de comportamiento es alentado por el fujimorismo y sus aliados políticos, en particular el APRA, quienes buscan obstaculizar la sanción de los responsables por parte del Congreso de la República con la finalidad de mantener las estructuras corruptas que han utilizado en su propio beneficio, como lo demuestra el intento del congresista Héctor Becerril de manipular la elección del presidente del Consejo Nacional de la Magistratura o el trato favorable dispensado por el Juez Supremo César Hinostroza a un recurso judicial presentado por la defensa de Keiko Fujimori.

En este escenario, resulta vital la voluntad y decisión política que pueda mostrar el Presidente de la República Martín Vizcarra para liderar la lucha contra la corrupción. Si bien la convocatoria a una sesión extraordinaria del Congreso para discutir la remoción de todos los miembros del Consejo Nacional de la Magistratura, es una medida acertada y necesaria, queda claro que esta debe ser acompañada de otras acciones entre las que se encuentra la designación en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de una persona íntegra y con capacidad suficiente para impulsar desde el Poder Ejecutivo la reforma integral del sistema de justicia. Además, es necesario que se rodee en el gabinete de un equipo políticamente sólido y comprometido en la lucha contra la corrupción.

Del mismo modo, el presidente Vizcarra debe prestar atención al Poder Judicial y exigir a sus autoridades que, tal como hizo con el Congreso de la República, no solamente remuevan a todos los elementos corruptos identificados hasta el momento, si no que asuman la responsabilidad política por haber permitido que estos actúen con impunidad.

Finalmente, corresponde a la ciudadanía mantener la indignación y la movilización. En Noticias SER estamos convencidos que la erradicación de la corrupción sólo será posible si los peruanos y peruanas asumimos una actitud de tolerancia cero contra todos aquellos que utilizan la función pública en provecho propio. Y en este momento la mejor manera de expresarlo es participando de las diversas movilizaciones y actos de protesta que se realizaran en todo el país el jueves 19.