Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Tablets: ¿para las elecciones?

Foto: Radio Onda Azul

Pablo Najarro Carnero

Que falló el plan del MINEDU para salvar el avance del año escolar en este año de pandemia, es indudable. El “Yo aprendo en casa” terminó siendo un “Yo aprendo desde mi cerro”. Aceleró el negocio de celulares de alta gama. Para poder captar señal e imagen como para escuchar una clase vía diversas plataformas, mínimo exigía tener un celular 4G. Para una persona humilde o clasemediera de las provincias, supone un gasto de 400 a 600 soles. De cualquiera de las formas, pre o pos pago supone otro gasto adicional.

La mal llamada “deserción escolar” debiera tener otro nombre. Mejor llamarla “desatención estudiantil”. Desde siempre el sistema educativo estuvo relegado y abandonado. Para el presente año se asignó el 3,8%. Comparativamente con otros países, somos los que menos invertimos en educación. Sí, la palabra invertir para quienes no les interesa el Perú, es un chascarrillo, una palabra anecdótica que da consuelo a los tontos.

En educación, ese abandono tiene cifras. En Puno, según el mismo Director regional de Educación, los alumnos que no han podido acceder a los mal llamados estudios “virtuales”, bordean los 20,000. A nivel nacional de 800,000 alumnos, se dice que unos 350 mil han tenido que dejar de estudiar; hablamos de un 43% de alumnos que perderán un año de estudios. Hay otros 250 mil en los institutos tecnológicos. El “decreto” que nadie está jalado este año, es una burla. Pasarán por la fácil para el gobierno. Es claro que el sistema político y económico neoliberal, no ha funcionado. Lo que hizo esta malhadada pandemia fue sacar a flote lo que estaba oculto: la miseria en la que nos hacen vivir los gobernantes que han sometido al país al neoliberalismo. El Papa Francisco que en su estilo de iglesia de salida, con “olor a oveja”, no ha temido decirlo con todas su palabras: “El neoliberalismo sencillamente se reproduce recurriendo a teorías mágicas de 'derrame' o 'goteo', sin usar ese nombre, como la única solución a los problemas de la sociedad […] Se presta poca atención al hecho de que el supuesto 'derrame' no resuelve la desigualdad que da pie a nuevas formas de violencia que amenazan el tejido de la sociedad”.

Los únicos que han podido estudiar regularmente bien, han sido los hijos de las clase media urbanas. Tienen en casa un celular de 4G mínimo, una computadora o laptop y una impresora. Los demás teniendo las dos primeras se les fue el año buscando donde imprimir sus materiales.

Ahora el CNE – Consejo Nacional de Educación – de la mano de la ex ministra de educación Flor Pablo, bajo la égida de los nombrados consejeros del CNE deberá elaborar el PEN – Proyecto Educativo Nacional – al 2036. El que fenece no sirvió para nada. La pandemia lo demostró. Vaya cosa, no vi el nombre de ningún provinciano en esa lista del CNE. Todos o la mayoría, reconocidos académicos que no creo que hayan pisado un aula a más de 3,000 msnm de nuestro Perú.

La pregunta del millón. ¿Para que servirán las tablets? Se acaba el año y llegarán. Para la CONFIEP es urgente que lleguen ¿Saben por qué? Elucubro o ya se dieron cuenta. Será importante que la gente del último rincón del Perú reciba las mentiras de los candidatos y se elija como siempre, a los ladrones de siempre. Vaya redundancia.

Nos dicen que pasada la pandemia volvemos a la “nueva normalidad”. A esa normalidad donde los delincuentes de cuello blanco y corbata, de la mano de políticos delincuentes junto a jueces y fiscales venales, se les permita robar.

No podemos ni debemos volver a la “normalidad”. No podemos volver a lo mismo.  Ya vimos hasta donde nos llevaron los delincuentes políticos. Es tiempo de un cambio o dar la confianza – así le duela a EE.UU. – a gobiernos de centro izquierda. Nos ha gobernado la derecha con todos sus alias de nombres en sus partidos y ¿hasta dónde llegamos? ¿Queremos más de lo mismo? Está en nuestras manos.