Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Territorio y Cambio Climático

El Ministerio de Agricultura (Minagri), en coordinación con el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), elaboraron el proyecto “Evaluación de impacto y vulnerabilidad frente al cambio climático en los Andes”. Esta evaluación se basó en indicadores socioeconómicos y productivos en la región andina de tres países, a saber Colombia, Ecuador y Perú; y que tiene como objetivo principal proponer metodologías que contribuyan a la adaptabilidad de la producción agrícola y pecuaria en el contexto del cambio climático.Con estos resultados se realizaron, durante la primera quincena de enero último, tres talleres para difundir la metodología y los resultados.

Documentos como este son aportes importantes en la construcción de propuestas tanto locales como nacionales. Estos a su vez pueden servir no sólo de base para la región analizada, sino servir de modelos metodológicos para realizar estos análisis en otras regiones. No obstante esto, me parece importante hacer algunas anotaciones que pueden contribuir a profundizar los análisis realizados.

En primer lugar, como indica el mismo documento, “el nivel de análisis del cual se han obtenido los resultados es nacional con proyección a la región. Esto quiere decir que la valoración de vulnerabilidad, peligros y riesgo se hace en función a un universo nacional que puede diferir de alguna manera en la escala regional por el nivel de detalle que este último requeriría”. (1)

Si bien es cierta la dificultad que trae consigo la realización de estudios locales que implican mayor detalle que uno a nivel nacional, por lo cual muchas veces para entender los procesos locales recurrimos a modelos nacionales o incluso globales, no se puede perder de vista la necesidad e importancia del proceso inverso; es decir, partir de lo local y sus procesos para construir evaluaciones y resultados nacionales. Esta integración de lo global-local y viceversa (sostenida por diversos autores como ‘enfoque glocal’) cobra cada día más importancia porque toma en cuenta a la vez particularidades, desde lo local, y generalidades, desde lo global, y cómo estas se influencian mutuamente; lo local como expresión particular de lo global, lo global como expresión articulada de las localidades.

No tomar en cuenta esta relación bidireccional en los diferentes procesos que se gestan en los territorios nos brinda resultados parciales que no contribuyen a generar propuestas adecuadas para solucionar problemas como la disminución de la producción agrícola y pecuaria, que en definitiva responden a propuestas para una adecuada gestión del territorio.

Es necesario resaltar  la ausencia de un enfoque integrador, que articule los diversos resultados que arrojan los análisis realizados y que a partir de esa articulación se generen las propuestas. Los resultados obtenidos nos dan importantes acercamientos a los factores que están afectando la producción agrícola y pecuaria, no obstante falta mucho para determinar las causas de estos procesos y como se relacionan e incrementan como resultado de la interacción con otros fenómenos como la deforestación, la pérdida de suelo, la erosión, entre otros.

En este mismo sentido, debemos buscar establecer la relación que tiene la producción agrícola y ganadera, cómo se afectan mutuamente y cómo estas influyen en la degradación de los ecosistemas y por ende en la pérdida de los servicios ecológicos que brindan (2). Teniendo en cuenta que muchas veces estas actividades son de subsistencia y  se basan en prácticas inadecuadas, tienen poco presupuesto, lo que causa un gran impacto sobre los ecosistemas. Por ello es vital que los análisis  partan de enfoques sistémicos, como el enfoque de cuenca, o el  ecosistémico, en donde el énfasis no sólo está en los elementos que componen el territorio sino también en las relaciones de causa efecto que se establecen entre estos.

Finalmente, este tipo de evaluaciones no pueden estar desarticuladas de los modelos de desarrollo, más aún cuando regiones como Cajamarca cuentan con un Plan Estratégico de Desarrollo Regional Concertado al 2021. Esta articulación es vital dado que por un lado estos planes establecen la visión de desarrollo que tienen para la región, cómo esperan que  la región esté en un mediano plazo y qué se hará para poder construir estos objetivos. Por otro lado, la evaluación de riesgos, vulnerabilidad y adaptación, son documentos que nos permiten identificar los distintos factores que afectan al territorio y que pueden impedir  nuestro desarrollo. Sin tener en cuenta estos dos procesos, caemos otra vez en la fragmentación de nuestra realidad y por ende generamos soluciones parciales que no transforman la realidad  local.

Estos tres elementos mencionados pueden contribuir a profundizar los análisis, y los resultados de evaluaciones impulsadas  desde el Minagriy el ministerio del Ambiente; esto en la medida en que permiten construir visiones sobre el territorio, sus limitaciones y potencialidades de forma integral, construyendo una base sólida para concebir propuestas que nos permitan forjar una gestión del territorio que contemple la mitigación, prevención y adaptación a los nuevos escenarios que nos plantea el contexto global del cambio climático y que está teniendo agudas repercusiones a nivel local en nuestro país.

NOTAS:

1. Plan de Gestión de Riesgo y Adaptación al Cambio Climático en el sector agrario. Periodo 2012-2021 - PLANGRACC-A. Diagnóstico de la Región Cajamarca. Ministerio de Agricultura.

2. (2) Servicios ecológicos / servicios eco sistémicos. Son las funciones o procesos de los ecosistemas que permiten mantener el equilibrio ambiental y nos permiten proveernos de lo necesario para la satisfacción de nuestras necesidades. Estos pueden ser: Servicios de aprovisionamiento (alimentos, agua dulce, plantas medicinales, energía). Servicios de regulación (filtración de contaminantes, regulación climática, regulación ciclo hídrico, protección ante erosión) Servicios culturales (recreativos, valores espirituales) servicios de apoyo (formación de suelo, fotosíntesis).