Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Tía María: cálculo e indecisión gubernamental

La situación actual alrededor del proyecto Tía María de la empresa Southern Perú vuelve a exhibir la incapacidad habitual del gobierno para gestionar los conflictos sociales y de paso, nos recuerda que la inacción es el camino más transitado por el presidente Martín Vizcarra para evadir aquellos problemas, cuya solución exigen una postura política firme.

Por otro lado, todo indica que las tensiones al interior del Poder Ejecutivo se irán incrementando entre aquellos que como el Ministro de Economía y Finanzas, apuestan decididamente por el otorgamiento de la autorización a la empresa Southern Perú buscando enviar una señal favorable a los grandes inversionistas privados, y el grupo asesor más cercano al presidente Vizcarra que busca evitar a toda costa que el conflicto afecte la popularidad presidencial. El problema es que para ambos grupos lo relevante es el interés político de corto plazo y no la construcción de un consenso mínimo que otorgue legitimidad a las decisiones gubernamentales. En cualquier caso, el desenlace podría traer aparejado el recambio en algunas ya deslucidas carteras ministeriales.

En este escenario signado por la incertudumbre, las posturas del sector minero y de las organizaciones que se oponen al proyecto Tía María tienden a profundizar la confrontación como mecanismo de presión contra un gobierno debilitado y carente de iniciativa política. Es por ello que propuestas como la constitución de una mesa de negociación no son vistas como alternativa y, por el contrario, cualquier predisposición al diálogo es vista como una actitud frágil y concesiva.

En Noticias SER creemos que mientras el gobierno persista en asumir que su principal rol es administrar el statu quo y maquillar su falta de decisión, los conflictos sociales seguirán multiplicándose, las mesas de diálogo no hallarán solución alguna, y lo único que se logrará es profundizar la enorme desconfianza que la ciudadanía siente hacia el Estado.