Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Un gabinete que no puede fallar

Pasados dos días del nombramiento del gabinete encabezado por el congresista de Alianza para el Progreso, César Villanueva, va quedando claro que su conformación tiene por objetivo responder medianamente a las expectativas de las diferentes agrupaciones políticas que impulsaron la vacancia de Pedro Pablo Kuczynski y permitieron el acceso a la Presidencia de la República de Martín Vizcarra, y al mismo tiempo busca encontrar en quienes tienen cierta experiencia en el sector público, la llave para facilitar la ejecución de las políticas públicas.

Dada la complacencia manifestada por los representantes de los diferentes grupos parlamentarios con los nuevos ministros, será este segundo aspecto el que pondrá a prueba la voluntad política y las reales capacidades del nuevo gobierno. Ello tiene especial importancia en el caso del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos que tiene como una de sus principales responsabilidades la continuación de la política de reparaciones a las víctimas de violaciones a los derechos humanos y fijar la posición jurídica del Estado peruano por el ilegal indulto otorgado a Alberto Fujimori. Por los antecedentes del ministro Salvador Heresi, todo indica que no podemos esperar mucho en estos temas y por el contrario continuará el camino seguido por su antecesor Enrique Mendoza.

Otro campo desatendido sobre el que es necesario llamar la atención es el de las sucesivas roturas del Oleoducto Nor peruano y los consiguientes derrames petroleros que afectan a los pueblos indígenas. Como se sabe, durante los últimos años no ha habido ningún avance significativo en la solución de este problema, habiéndose conformado una comisión investigadora en el Congreso de la República que fue presidida por el actual Presidente del Consejo de Ministros. Precisamente, César Villanueva presentó un informe en el que entre otros puntos indica que existieron una serie de irregularidades en la contratación de las empresas encargadas de limpiar los derrames ni se adoptaron las medidas de seguridad respectivas, evidenciándose la posible comisión de delitos y hechos de corrupción; por lo que se recomendó el inicio de investigaciones y la imposición de sanciones. Dadas las funciones que desempeña actualmente Villanueva, cabe esperar que ahora sí el gobierno responda con seriedad y responsabilidad a este tema y se garantice el respeto de los derechos de los pueblos indígenas y la adecuada conservación del ambiente.

En Noticias SER estaremos atentos al desempeño del gobierno y de los diferentes integrantes del gabinete ministerial ya que más allá de si cuentan o no con suficientes habilidades políticas y técnicas, tienen la obligación de responder a las demandas y necesidades de la población y rendir cuentas por ello. Ahora bien, en el caso del ministro de Justicia lo mejor sería que el presidente y el primer ministro le comiencen a buscar reemplazo.