Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Una universidad intercultural en la selva central

El viernes 23 de marzo fue publicada en el diario oficial El Peruano la resolución 033-2018-Sunedu/CD de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) que otorga por seis años el licenciamiento institucional a la Universidad Nacional Intercultural de la Selva Central Juan Santos Atahualpa (Uniscjsa), con una oferta educativa de cuatro carreras de pregrado en sus sedes de las provincias de Chanchamayo y Satipo. Desde su creación hasta su efectiva puesta en funcionamiento pasaron más de siete años, un plazo que ningún promotor de la ley, autoridad o ciudadano hubiese imaginado, y en el que se suscitaron más inconvenientes que avances haciendo que muchos perdieran la confianza en la cristalización de su licenciamiento.

La Uniscjsa se crea por la Ley 29616 promulgada el 17 de noviembre del 2010, a partir de dos proyectos de ley; uno, que buscaba la creación de la Universidad Nacional de la Selva Central con sede en Chanchamayo; y otro, la creación de la Universidad Nacional Juan Santos Atahualpa con sede en Satipo. Por tratarse de provincias colindantes con similares características geográficas, sociales y económicas, finalmente, se decidió fusionar ambos proyectos. Si bien hubo mucha expectativa por la creación de la Uniscjsa, ésta se dio en el segundo gobierno de Alan García, periodo en el que se llegó a tener la valla más baja en cuanto a creación de universidades públicas en todo el país, sin criterios técnicos ni contextos propicios para su funcionamiento. Este afán populista basado en la promulgación desmedida de normas legales en la mayoría de los casos sigue siendo letra muerta.

A lo largo del tiempo, la Uniscjsa sólo tuvo una modificación mediante la Ley 29840 en el 2012 con el fin de adecuarla al marco constitucional y permitir que cumpla con las exigencias normativas del Consejo Nacional para la Autorización de Funcionamiento de Universidades (Conafu). En el 2014, en el gobierno de Ollanta Humala, y luego de una serie de críticas y ardorosos debates, se promulgó la denominada Nueva Ley Universitaria, Ley 30220, que elimina el Conafu y crea la Sudenu, con el propósito que sea el ente rector para el otorgamiento del licenciamiento institucional de universidades púbicas y privadas. Si bien estos constantes cambios no permitieron criterios estables para el licenciamiento de universidades; en el caso de la Uniscjsa, su retraso también se debió a la mala gestión de las Comisiones Organizadoras a pesar que contaban con un presupuesto estimable para esos fines. En junio del 2015, luego de la visita de funcionarios de la Sunedu a los locales de la Uniscjsa se desestimó un primer intento de licenciamiento. En diciembre del mismo año se denunció penalmente a la Comisión Organizadora, presidida por el Dr. Enrique Castro y Céspedes por supuestos delitos contra la administración pública en los tipos penales de colusión, patrocinio ilegal y malversación de fondos, retirándole inmediatamente del cargo.

Para febrero del 2016 se nombró a una nueva Comisión Organizadora, encabezada por el exrector de la Universidad Nacional del Centro de Huancayo, Dr. Jesús Pomachagua Paucar, quien desde el primer día enfrentó obstáculos como el desprestigio institucional de la Uniscjsa, el recorte del presupuesto a tres millones de soles para el respectivo año fiscal y el cambio de disposiciones para las universidades con ley de creación de que sus instalaciones y locales no sean compartidos ni alquilados sino de uso exclusivo de los estudiantes, indicador que las anteriores gestiones poco o nada habían avanzado.

Según se lee en la resolución mencionada una nueva tentativa de licenciamiento comienza el 31 de enero del 2017 con la solicitud presentada por la Comisión Organizadora de la Uniscjsa. Hasta el mes de noviembre se fueron subsanando los errores u omisiones de la documentación remitida, ya que la primera etapa de este procedimiento administrativo es la revisión documentaria en correlación a los indicadores básicos de calidad impuestas por la Sunedu. Con una opinión favorable de esta carpeta se programó la verificación presencial a las instalaciones de la Uniscjsa -segunda etapa en el licenciamiento- para los días 9 y 10 de enero del 2018. Con un informe positivo de la Dirección de Licenciamiento el 6 de marzo se remitió el expediente completo al Consejo Directivo de la Sunedu, para que se tramite la tercera y última etapa: la emisión de la resolución. Con ello en la Uniscjsa se ofrecerán las carreras de Ingeniería Civil en la ciudad de La Merced, Ingeniería Ambiental en el distrito de Pichanaqui, Educación Intercultural Bilingüe: Nivel Inicial y Nivel Primaria y Administración de Negocios Internacional en el distrito de Río Negro, Satipo.

Es meritoria la capacidad profesional del equipo de trabajo de la Comisión Organizadora actual que a dos años de nombrada y a un año de iniciado el procedimiento logró el anhelado licenciamiento. Asimismo, se reconoce la contribución de las municipalidades de Chanchamayo y de Pichanaqui y a la Asociación Regional de Pueblos Indígenas de la Selva Central, por intermedio de la Comunidad Nativa de Arizona Portillo de Satipo, que donaron o dieron en cesión de uso terrenos para que la universidad logre este objetivo. Las autoridades de Junín y los congresistas de este departamento desde 2010 también han venido acompañando las diligencias de los funcionarios de la Uniscjsa ante el Ministerio Educación y la Sunedu.  Y no hay que dejar de mencionar a la prensa local y a las organizaciones de la sociedad civil de Chanchamayo y Satipo que cumplieron un rol fiscalizador siguiendo muy de cerca las gestiones desarrolladas por las Comisiones Organizadoras.

La Uniscjsa marca hitos en la reforma de la educación superior del país al ser, por ejemplo, la primera universidad intercultural en obtener el licenciamiento institucional. Recordemos que este tipo de universidad está orientada a la atención de las demandas de educación de los pueblos indígenas de la zona. También, es una de las primeras universidades con ley de creación en conseguir el licenciamiento. Para los casos de Chanchamayo, Satipo y Oxapampa la Uniscjsa cubrirá la limitada oferta académica de educación superior al tratarse de la primera universidad pública de la selva central. Sin duda, esta institución beneficiará a la población estudiantil y contribuirá a las perspectivas de progreso de la región al contrarrestar la fuga de talentos para otras ciudades con una mayor oferta educativa.