“La boca del lobo” 25 años después