“Nuestras instituciones son absolutamente débiles y muy frágiles”