Poniéndole trabas a la gestión pública de conflictos