Esterilizaciones: la verdad estuvo de su lado