¿Un impasible latinoamericanismo?