Keiko y el ejemplo recibido