El objetivo político del fujimorismo es controlar la actuación de los jueces