Nadie sabe cuanto hemos sufrido, carajo