La peligrosa trampa en la reforma del CNM (y no es la politización)