La sentencia de Caso Cabitos 83 es histórica