Chamanismo: ¿consumir o politizar?