Cursilería primaveral: fertilidad y realidad