El fujimorismo refuerza la imagen de autoritarismo del pasado