La excesiva libertad del poder económico ha terminado afectando el bienestar de la ciudadanía