La vacancia no puede ser una figura tan ambigua como se está planteando