¿No serán las tablas de Sarhua que denuncian violaciones de derechos humanos las más inconvenientes para el gobierno?