Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Asociación de artesanos y artesanas de Puno pide apoyo para enfrentar la crisis

Foto ©Alexander Calcina | Cibercorresponsal en Puno

Miluska Pizarro

En comunicación con Noticias SER, Marleny Laurente, dirigenta de la Asociación de  artesanos y artesanas-región Puno, exhortó a las autoridades a que apoyen a este sector con alternativas y estrategias para sobreponerse al impacto económico generado por la pandemia del covid-19; asimismo, pidió que se declare en emergencia al sector.

“Hasta el momento no hubo ningún tipo de pronunciamiento de nuestras autoridades de cómo se reactivará este sector, y desde hace 4 meses aproximadamente nos hemos unido todos los artesanos y artesanas de la región Puno para solicitar apoyo”, refirió.

Anunció, que están trabajando junto al congresista, Orlando Arapa Roque, para que presente un proyecto de Ley que declare en emergencia el sector artesanía, ya que quienes viven de esta actividad, principalmente mujeres, han visto afectada su economía familiar y a la fecha no pueden retomarla.

“Muchos sectores ya han reiniciado sus actividades; sin embargo, en artesanía no sabemos cuándo, ya que se depende mucho de los turistas. Esto es una preocupación,  de este sector  el 70% son mujeres y muchas de ellas no han recibido ni un bono, ni siquiera han podido acceder al programa Reactiva Perú”, puntualizó.

Sector paralizado

Marleny Laurente, manifestó que tienen sus productos listos para vender desde el mes marzo pero con el inicio del aislamiento social y el Estado de Emergencia su mercadería quedó inmovilizada.

“Nosotros nos preparamos para la temporada alta de turismo, que va desde marzo a junio, pero lamentablemente se ha parado el sector y nuestros productos están ahí. Nos sentimos olvidados por parte del Gobierno, las autoridades deben voltear la mirada y ver cuán afectados estamos”, expresó.

A su vez narró, que con su microempresa daba trabajo a 35 mujeres y madres, 20 de ellas del penal de Lampa, pero todos estos meses su cadena de ingresos y pagos se ha visto interrumpida.

“El único ingreso que tenían las internas del penal son de este trabajo, ahora no pueden realizar otra labor por su misma condición; esto es triste y es una realidad que los gobiernos no ven”, dijo.

Desidia de instituciones

En otro momento, indicó que han estado solicitando asesoría a los Cites (Centro de Innovación Tecnológica) y a la Dirección Regional de Turismo y Comercio Exterior, pero no obtienen respuesta, pese a que estas instituciones reciben presupuesto parar tal fin.

“El presidente Vizcarra, dijo que cambiemos el plan de trabajo por esta pandemia pero nuestras autoridades no dicen nada; no queremos capacitaciones, necesitamos asistencia técnica para innovar y adecuarnos; también queremos saber más sobre el uso de la tecnología y tal vez trabajar a través del comercio electrónico”, finalizó.