Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Comunidades campesinas de Puno optan por la medicina tradicional ante abandono del sistema de salud

Foto © Luisenrrique Becerra | Noticias SER

Miluska Pizarro

A la fecha en la región Puno se registran 12 mil 786 casos confirmados de covid-19, y 471 fallecidos a causa de esta enfermedad; el incremento acelerado de pacientes en las diversas provincias, genera preocupación en las comunidades campesinas ya que no cuentan con recursos para enfrentar esta pandemia.

En comunicación con Noticias SER, Hilda Calle de Nieto, integrante de la Federación de Mujeres Originarias del Collao-Ilave – FEDEMOPECO, afirmó que los pobladores de las comunidades campesinas no cuentan con implementos de bioseguridad, ni están abastecidos con medicamentos ni oxígeno.

“Los hermanos y hermanas de las comunidades nos estamos cuidando con nuestras plantas medicinales, ya no salimos a otros lugares por temor a ser contagiados; si alguien de nosotros enfermara no tendríamos como curarnos porque no contamos con los medios ni medicamentos necesarios, esto nos preocupa”, declaró.

Detalló que, en los centros de salud no hay atención y si algún poblador padeciera de covid-19 u otra enfermedad tendría que movilizarse hasta el Hospital de Ilave.

“Tenemos conocimiento de que el hospital tampoco tendría capacidad de atender pacientes en situación crítica, muchos tienen que viajar hasta la ciudad de Arequipa para adquirir oxígeno, y las comunidades campesinas no tendrían esa oportunidad porque apenas están sobreviviendo con los pocos recursos que tienen”, indicó.   

Respecto, a la situación económica señaló que los pobladores empezaron a consumir sus ganados y alimentos de su cosecha, que debieron ser comercializados, pero que por la paralización de las ferias no lo pudieron hacer. Además, agregó que existe desidia por parte de las autoridades para implementar estrategias de prevención del covid-19.

Por su parte, el ex dirigente aymara, Milton Cariapaza Roque, desde el distrito de Acora, aseguró que la enfermedad del covid-19 ya está presente en algunas comunidades, y los pobladores están optando por la medicina tradicional.

“A nuestras comunidades han llegado hijos, sobrinos, etc., quienes salieron en busca de mejores oportunidades, pero debido a la coyuntura tuvieron que retornar, y no podemos cerrarles las puertas de nuestros hogares. Tal vez muchos ingresaron irresponsablemente trayendo la enfermedad, y ante eso no podemos hacer nada solo queda cuidarnos más y enfrentar esta enfermedad con nuestras hierbas; particularmente estoy siguiendo un tratamiento con métodos tradicionales, en las comunidades siempre se ha hecho eso, primeramente recurrimos a nuestros yatiris, paqos y parteras, a quienes no se les valora como tal, pese a que se habla de la salud intercultural”, afirmó.

Invocó que los sabios andinos y el uso de la medicina tradicional sean considerados como alternativas para enfrentar al covid-19, asimismo, reiteró la desatención que existe por parte de las autoridades; y alegó que las postas y centros de salud se encuentran cerradas.

Y desde el centro poblado de Chacaneque (distrito de San Gabán), el teniente Victor Luque, enfatizó que ante el conocimiento de casos confirmados de covid-19, en los alrededores del sector, han tenido que reforzar las medidas de seguridad y son más vigilantes con la entrada de personas de otro lugar.

En la zona se encuentra la Hidroeléctrica Gepsa, y cuando tienen que hacer el cambio o relevo de algún trabajador, previamente deben coordinar con las autoridades comunales y cumplir con las disposiciones.

“Cuando una persona llega a Chacaneque sea familiar de algún vecino o trabajador de la empresa, tiene que entrar en aislamiento durante 15 días y nosotros nos encargamos del cumplimiento”, aseguró.

De igual forma, precisó que están tratando de prevenir la enfermedad con productos naturales como el matico, la manzanilla, kion, miel, propóleo y alimentos que refuercen sus defensas.