Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Controversia por reinicio de actividades mineras en Puno

Foto: Los Andes

Miluska Pizarro

La minería formal e informal en la región Puno ha paralizado sus actividades desde el 16 de marzo, fecha en que entró en vigencia el Estado de Emergencia Nacional para contener la propagación del Covid-19, y llevó a que miles de mineros dejaran sus lugares de trabajo y junto a sus familias tuvieran  que volver a sus lugares de origen creyendo que su su retorno sería rápido; sin embargo, la ampliación del aislamiento, ha puesto en jaque la economía de los mineros, mostrando su preocupación y desesperación ante la situación. 

Noticias SER se contactó con trabajadores de la mina La Rinconada (San Antonio de Putina) y Corimayo del distrito de Ayapata (Carabaya).

“Todo el trabajo se ha paralizado desde que inicio la cuarentena y hasta ahora sigo esperando que se reinicie la minería. Según nos dijeron, tal vez podríamos volver en el mes de agosto. El aislamiento social lo he estado pasando con el poco dinero que tenía como ahorro, lamentablemente no nos pagaron del mes de marzo y ahora ni siquiera podemos ir a trabajar a las chacras de otros lugares porque no permiten el ingreso”, expresó Victor Ramos trabajador de la mina La Rinconada.

Nos cuenta que es padre de 9 hijos y vive en Macusani (Carabaya), trató de trabajar en alguna chacra de Tantamaco o Pacaje para llevar algo de dinero a su hogar, pero la población ha cerrado las puertas a personas que no sean del lugar por temor a que algún extraño tenga el virus. Otra de las preocupaciones que tiene es que tal vez no le dejen continuar en su trabajo porque ya está próximo a cumplir 60 años.

“He escuchado que las personas de 60 años no podrán retornar a sus trabajos, eso me preocupa yo me he dedicado toda la vida a la minería, aunque nos dijeron que para regresar a la minera tendremos que presentar un certificado de salud”, declaró.

Por otro lado, se encuentra Moisés Huaquisto, de la mina Corimayo, quien relata que también se paralizaron las actividades, pero que ya han reiniciado sus labores, por lo cual él retornará al lugar este fin de semana.

“Solo está trabajando la gente del lugar, no permiten el ingreso de otras personas. Antes de la cuarentena había alrededor de 1,500 a 2,500 mineros, ahora son menos, y vamos retornar con las medidas necesarias, además nosotros usamos constantemente los protectores respiratorios para entrar a los socavones; en el lugar donde trabajaré solo hay un promedio de 15 personas que laboran”, reveló.

Protocolo

En una reunión de directores sectoriales de la región Puno, el titular de la Dirección de Energía y Minas, Holger Saul Ccari Apaza, informó que este sector está pidiendo el reinicio de labores, puesto que muchos pobladores dependen de esta actividad económica. Por ello han elaborado un protocolo sanitario de prevención y control frente al Covid-19 para las actividades de la pequeña minería y minería artesanal y esperan la aprobación de este documento para que los operadores mineros puedan elaborar su plan y reiniciar sus actividades.

Al respecto, el gerente general del Gobierno Regional de Puno, Dante Coasaca Núñez, sugirió al titular de la DREM generar espacios de análisis y debate para ver todo lo que implica el reinicio de esta actividad como el medio de transporte, teniendo en cuenta que miles se movilizan a diferentes puntos mineros y en los paraderos hay aglomeración de pasajeros; además de prever lugares de atención en caso algún trabajador presente un problema de salud.

“Antes de reiniciar se debe pensar en dos cosas: el transporte en que se trasladaran, que cumplan ciertas condiciones, así también el lugar donde serán atendidos cuando un trabajador presenta algún problema de salud, lo más cercano que se tendría es Putina pero su establecimiento de salud está en etapa de equipamiento. Asimismo se conoce la reacción de la población de este lugar que se opuso a la llegada de “los caminantes”, ahora que les digamos que hay 25 mil mineros que reiniciaran sus actividades y serán atendidos aquí, será otro problema; por eso el segundo punto que debería resolverse para el reinicio es instalar un propio establecimiento de salud para que sean atendidos en el mismo lugar”, puntualizó.

Comercialización

Dante Coasaca manifestó que debe trabajarse en la formalización de comercialización de oro, respecto al tema Holger Ccari, manifestó que en la región Puno son 3 empresas autorizadas que compran oro pero los requisitos que exigen son muy altos porque así lo establece la Superintendencia Nacional de Aduanas de Aduanas y de Administración Tributaria (SUNAT), es por eso que los mineros prefieren vender el oro a otros lugares como Bolivia.

Reactivación

En otro momento, el titular de la DREM, Holger Ccari, detalló que están sosteniendo reuniones con los directores de Apurímac, Ayacucho, La Libertad, Puno y Madre de Dios, para que explícitamente estén consideradas en alguna de las fases; ya que solo la gran minería reiniciará sus actividades en la Fase 1.

Cifras mineras

Según el reporte del director de la DREM, en la región Puno son 60 proyectos mineros formalizados, 3 mil 142 operadores mineros formalizados, es decir personas que se dedican a esta actividad; 6 mil 700 operadores en proceso de formalización; cada operador minero tiene un promedio de 50 trabajadores.

En las minas La Rinconada y Lunar de Oro  existen más de 23 mil trabajadores que laboran dentro de los 468 operadores mineros. Aparte de ello, se tiene 5 mil mujeres, denominadas pallaqueras; 1,000 acopiadores de oro, y 600 molineros de minerales.  

Por el lado de Ananea, existe un aproximado de 2 mil personas dedicadas a esta actividad. La minería se da con mayor énfasis en las provincias de San Antonio de Putina, Sandia y Carabaya, en estas dos últimas se tendría alrededor de 25 mil personas inmersas en este trabajo.