Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Federación Departamental de Campesinos de Puno pide la creación del fondo “Ayni” para garantizar la campaña agrícola

Foto ©Alexander Calcina | Cibercorresponsal en Puno

Miluska Pizarro

La pandemia producida por el covid-19 no ha paralizado las labores agropecuarias en el país, contribuyendo así al abastecimiento de alimentos. El Gobierno peruano aseguró que a través de las medidas económicas daría apoyo a este sector; sin embargo, muchos productores no están satisfechos porque se sienten excluidos de iniciativas como el FAE-Agro.

Ante esta situación, la Federación Departamental de Campesinos de Puno, emitió un comunicado dirigido al presidente de la República del Perú, Martín Vizcarra Cornejo, pidiendo la creación del fondo “Ayni” de reciprocidad campesina, para asegurar la campaña agrícola y ganadera 2021.

En dicho documento, se detalla que 130 mil productores independientes y asociados en comunidades campesinas y parcialidades con menos de 3 hectáreas y unas 17 mil 500 hectáreas bajo cultivo, quedaron fuera del FAE- Agro. Por ello, solicitan 100 millones de soles, no reembolsables, para la producción de alimentos de 20 mil hectáreas para la campaña agrícola.

“Este fondo es para gasto productivo, no asistencial. En el campo no hay desempleo abierto; quien no trabaja no come, los campesinos somos ciudadanos y productores y gestionamos nuestros recursos naturales en condiciones de exclusión. Es un fondo que permitirá recíprocamente la producción de alimentos para la región y alejar el fantasma del hambre que ya está presente en la mesa de los más pobres de la patria”, señala el comunicado.

En otro punto, piden la bancarización general de todos los productores agrarios, con la sola presentación del Documento Nacional de Identidad.

En comunicación con Noticias SER, Julián Paucar Huarca, secretario general de la Federación Departamental de Campesinos de Puno y presidente de la Federación Unitaria Campesinos de Melgar, indicó que esta propuesta se planteó, debido a que las medidas económicas como los bonos y el Programa de Garantía del Gobierno Nacional para el Financiamiento Agrario Empresarial (FAE-Agro), no benefician a las comunidades alto andinas de Puno, Cusco Huancavelica y Apurímac, cuyo capital ha tenido que ser utilizado durante el aislamiento social.

“El dinero que teníamos para la compra de semillas de quinua, cañihua, papa, forraje, lo hemos tenido que utilizar para afrontar esta crisis que se ha dado por la pandemia, así mismo, la pequeña agricultura y ganadería de las comunidades campesinas no están consideradas en el FAE Agro, por eso es que en una última reunión se acordó proponer la creación del fondo Ayni, espero que seamos escuchados por el presidente”, indicó.

Precisó, que sus productos no pudieron ser expendidos en las ferias de las distintas localidades de Puno como solía hacerse, ya que fueron suspendidas para evitar la propagación del virus.

“Nuestros productos no solo se vendían en Puno, también se mandaba carne y queso a las regiones de Arequipa y Cusco. Lamentablemente la población alto andina, no puede acceder a los bonos y otras ayudas económicas que ha dado el Gobierno, porque se encuentran muy alejadas y no pueden acceder a internet”, resaltó.

Por su parte, Brigida Curo Bustincia, sub secretaria de la Federación Departamental de Campesinos de Puno, pidió al Gobierno Regional de Puno, destinar un presupuesto de 5% o 6% para fortalecer a las comunidades campesinas; y exhortó a las autoridades locales a convocar a las organizaciones sociales a una reunión para que informen sobre las propuestas para este sector y garantizar la campaña agrícola 2021.

“La alimentación es primero, y queremos conocer qué estrategias se darán en esta coyuntura y cómo destinarán el presupuesto; se necesita trabajar también para enfrentar la desnutrición crónica y la anemia”, puntualizó, añadiendo su preocupación ante el incremento de la pobreza en las comunidades campesinas, provocada por la crisis sanitaria.