Skip to main content
Una publicación de la asociación SER

Ministro de Agricultura anuncia suspensión de proyecto Vilavilani II durante 45 días

Foto: Gobierno Regional de Puno

Miluska Pizarro

El Ministro de Agricultura y Riego, Jorge Montenegro Chavesta, arribó al distrito de Conduriri, provincia El Collao, donde anunció la suspensión por 45 días hábiles de la ejecución del proyecto Vilavilani II. Este anuncio fue hecho luego de haber escuchado los argumentos de congresistas, autoridades y pobladores de las provincias de El Collao, Chucuito y Tarata (Tacna) sobre las consecuencias que traería la mencionada obra en la región Puno.

Autoridades de los distritos de Capaso,  Conduriri, Santa Rosa de Mazocruz, Huacullani, Ilave se opusieron a la construcción del canal Vilachaullani, que es el primer componente del proyecto hídrico, además expresaron su preocupación por la agricultura y ganadería que se verían afectadas.

“Los pueblos altoandinos serán los más perjudicados con este proyecto, por eso no vamos a permitir la ejecución, y esto se sustentará con argumentos técnicos y legales”, manifestó Ismael Acero, presidente de la Asociación de Residentes del distrito de Mazocruz.

Del mismo modo, el teniente gobernador de Mazocruz, Marcel Chambilla, indicó que no se estaría respetando las leyes de recurso hídrico y comunidades; además, existe una gran parte de la población que no cuenta con agua potable.

Después de haber escuchado la intervención de cada autoridad, el ministro de Agricultura, dijo “el agua no tiene dueño, lo dice la Constitución Política y la Ley. He escuchado razones y posiciones sobre el proyecto, por eso debemos analizar sobre los efectos de la ejecución”.

También afirmó, que no hubo un proceso regular sobre la licencia social; existiendo una falta de información; por ello, pidió a los congresistas y autoridades presentar un documento que sustente el impacto del proyecto Vilavilani II y se propongan alternativas.

En un principio, el ministro Jorge Montenegro, anunció la paralización temporal por un  plazo de 30 días, pero a sugerencia del congresista Orlando Arapa se amplió a 45. Finalmente se acordó en instalar la mesa técnica para analizar los impactos ambientales y solucionar este conflicto social.