Teresa Santillán

Opinión

Debate en Chota: hasta aquí, y más allá es el Perú

cover

"¡Chota! ¡Síntesis rutilante de esplendor!, ¡Crisol de valor y refulgente raza!, ¡Machete, pluma y pincel de rebeldía! ¡Siempre viva de belleza y de amor! Fuente inspiradora de leyendas!, ¡Manantial de fe y de esperanza.... ¡Yo te canto! (…)" Marco Abel Carbajal

Con un Perú expectante que se resquebraja desde lo profundo, y con este poema entonado líricamente, comenzó el debate presidencial en Chota. Un debate que se pensó sería imposible de hacer.

Personas escépticas pensaron que existirían desmanes y enfrentamientos, por la fama de “belicosas y agresivas” que tienen las rondas campesinas. Pero se equivocaron. Chota, que por un momento tuvo los ojos del Perú puestos en ella, demostró que sí podía, que daba la talla para organizar un debate presidencial, aunque con poco tiempo y en medio de la segunda ola de pandemia.

Y Keiko, ay! Se siguió quejando

Keiko Fujimori, impuntual y con una entrada a empujones, empezó sus “propuestas” quejándose. Con la frase "¡He tenido que venir hasta aquí (…)!" Dándole un golpe bajo no a Castillo, sino al pueblo. Hasta aquí, hasta Chota; en un viaje de 11 horas en una movilidad cómoda, privilegio que no todos los chotanos y peruanos de la zona rural tienen.

Habrá que recordarle a la señora Fujimori que hasta aquí y más allá hay comunidades, y personas que esperan ver en sus casas instalaciones de agua potable, y energía eléctrica. Hasta aquí y más allá, hay niños que han perdido el año escolar porque no hay conexión a internet. Hasta aquí y más allá, la gente muere a diario por la indiferencia del Estado. Aquí y más allá, gobernó su padre y este es el resultado.

Con la voz en alto, Fujimori dio sus propuestas. Cambio de actitud ante la pandemia, y para ello, no más pruebas rápidas, política de rastreo, bono oxígeno y vacunas para todos, porque el Perú no puede parar. Al parecer se olvidó que este sistema de salud, que dejó morir a muchos, es parte de las estructuras que instauró su padre.

Para el sector educación, ofreció la canasta tecnológica, en un país con una amplia brecha. La construcción de 3,000 colegios a nivel nacional, 50,000 nombramientos, aumento en remuneraciones pero sin mencionar capacitación, evaluación y seguimiento para el aumento de capacidades de los docentes. Y lo más populista, fue su propuesta de “canon para el pueblo”, 40% del canon que se percibe, sería repartido directamente a la población ¿En serio? Desnaturalizar la figura del canon que “es la participación de la que gozan los gobiernos regionales y locales por la explotación económica de los recursos naturales”(1) para la ejecución de proyectos de inversión, con el fin de ganar adeptos. Es claro que repartir dinero NO disminuirá la pobreza y menos reactivará la economía. ¿Por qué miente Fujimori?

Castillo de naipes

Pedro Castillo por su lado, recalcó que en su partido no son terroristas, ni chavistas, ni comunistas. Pero también se vio la deficiencia de sus propuestas, y ciertas limitaciones al dar su mensaje, no alejándose también de cierto populismo.

“Asamblea Constituyente” para cambiarlo todo. Decir que la salud no es un derecho constitucional, sino un servicio al que si puedes acceder, no es una mentira, es una realidad. Aunque este prescrito en el artículo 7 de la Constitución (2), no lo ejercen plenamente todos los peruanos, ya que de por medio está el dinero. En ese sentido sus propuestas para enfrentar la pandemia son traer 20 millones de vacunas para agosto, así como aumentar el presupuesto para el sector salud. Del mismo modo, señaló que se iba a declarar en emergencia la educación y aumentar el presupuesto. Es claro que la propuesta de aumento del presupuesto en estos sectores, siempre ha sido la bandera de muchos candidatos, y no se ha podido efectuar de manera inmediata; además para mejorar en estos sectores no se requiere únicamente de mayor presupuesto, sino de una eficiente gestión de la infraestructura, los recursos económicos y recursos humanos con los que ya se cuentan.

Por otro lado, revisar los "contratos ley" para que las empresas extranjeras dejen el 70% de la ganancia en el país, es una quimera. Dudo mucho que una empresa quiera invertir en el país con tan poca ganancia, esto sólo aseguraría la fuga de capitales. Castillo, no está aprovechando las propuestas y experiencias que desde hace muchos años Cajamarca intenta de impulsar, como el ordenamiento territorial y la vigilancia ambiental.

Lima no es el Perú

Definitivamente ambos candidatos perdieron la oportunidad de presentar propuestas tangibles, realizables y que convenzan a ese porcentaje de la población que aún no decide su voto.

Este primer debate presidencial, fue una disputa de quién da más, se dedicaron a convencer a los presentes en la plaza de armas de Chota cuando todo el Perú estaba viendo el debate. No detallaron propuestas en agricultura, pese a que la principal actividad económica en Chota y en gran parte del país es la agricultura. No se habló de la importancia de la interculturalidad en los sectores de salud y educación, no se habló de la eliminación de brechas entre hombres y mujeres en la reactivación económica. No se habló de muchos temas que confluyen en los cinco temas elegidos para el debate.

Sin embago el debate en Chota demuestra lo importante que es el desarrollo de estas actividades de manera descentralizada, porque las propuestas no se pueden dirigir únicamente al empresariado acomodado de Lima, o a desafiarlo; se trata de convencer y de hablarle al país, ese que es lejano, al que tienes que venir, hasta aquí y más allá.