Teresa Santillán

Opinión

Podemos cambiar nuestra historia

cover

“¿Somos libres?, ¡seámoslo!”

A pocos días de las elecciones, el panorama político según las últimas encuestas, es más incierto que nunca. Un considerable porcentaje de la población no ha sido convencido por nadie, o prefieren no caer en el espinoso territorio de lo político; lo cual a estas alturas, viene siendo bastante irresponsable. Estamos llegando al Bicentenario. A doscientos años ¿de qué? de ¿“Independencia”?.

Una quimera, que ha sido alimentada por falsas promesas de gobernantes que se pintan las camisetas de colores, diciendo que todo será mejor, pero al momento de gobernar vienen siendo lo mismo. Tengamos claro que, ¡no somos libres!, no lo somos si hay desigualdad y tenemos que trabajar el doble para llevar el pan a la boca, no somos libres si tenemos que hipotecar nuestras casas para adquirir oxígeno de los privados para no morir, no somos libres si no accedemos a educación de calidad para tomar decisiones. No somos libres, si las mujeres seguimos soportando la violencia porque no tenemos a donde ir.

Si estas deficiencias no tienen soluciones tangibles y no están contempladas en un plan de gobierno que nos asegure una mejor calidad de vida, seguiremos eligiendo a los mismos de siempre. A quienes nos mantienen en el “status quo” de la miseria, a quienes nos han hecho creer que el “no chorrea, pero gotea” es mejor que no tener nada. O quienes quieren que creamos que la única fuente de generación de riqueza es a costa de nosotros mismos, manteniendo la pobreza, las desigualdades, y la destrucción de nuestros recursos.

Estamos a pocos días de poder cambiar nuestra historia. Elegiremos a dos poderes del Estado, que van a dirigirnos o aprovecharse de sus cargos. Por ello, debemos ser conscientes que el pleno ejercicio de nuestro derecho al voto, no sólo es marcar en el papel lo que nos venga en gana, es defender esta democracia. En estas elecciones, nuestro voto no puede ser un cheque en blanco, que beneficie a quienes dicen que este sistema no se puede cambiar, no dotemos de poder a las variantes del fujimorismo, que ya bastante daño nos ha hecho.

Es momento de hacer un llamado a todas y todos, de sumar fuerzas para que el Perú cambie. Es momento de hacer política pensando en la gente y no en la figura que lidera un partido, no podemos esperar hasta la segunda vuelta, si se quiere hacer algo por el país, hagámoslo ahora, sumemos y no fragmentemos más, o seguiremos otros doscientos años más, bajo este mismo sistema que nos consume.